Durante esta semana ocurrió el juicio simplificado en contra de Andrés Larraín, en el Juzgado de Garantía de Chiguayante, acusado por lesiones menos graves causadas en diciembre de 2016 a Antonia Garros. Hoy después de una semana extenuante de juicio, la justicia lo declaró culpable.

Estos hechos fueron denunciados por Antonia, dos meses antes de caer del departamento del acusado, en Pedro de Valdivia. Si bien Antonia no pudo continuar con la denuncia, su familia se hizo cargo y hoy después de 6 días de juicio, fue declarado culpable.

Consuelo Hermosilla, madre de Antonia y Directora de nuestra fundación, declaró que “aunque la pena sea baja, esto establece un precedente positivo para todas las víctimas de violencia, ya que si bien el proceso es lento y complicado, si se puede lograr un resultado positivo”.

Durante el juicio, se dictaminó que en ese entonces, existieron los antecedentes suficientes para acreditar el delito.

El imputado fue condenado a 61 días de pena remitida, sentencia que puede ser cumplida en libertad. Lo anterior, aún está por verse ya que su defensa decidió apelar directamente a la Corte Suprema.

Andrés Cruz, abogado querellante por la familia de Antonia, explicó que “la sentencia no está a firme, existe un recurso de nulidad pendiente, cuya admisibilidad se está resolviendo ante la Corte Suprema”.

Este es uno de los juicios que se mantendrán durante el año, ya que aún falta uno por lesiones reiteradas hacía Antonia, quien sufrió violencia en el pololeo durante su relación con el imputado.

ACTUALIZACIÓN:

Con respecto al recurso de nulidad

Haz tu aporte a la fundación.

Con tu aporte podemos continuar entregando atención gratuita a víctimas de violencia.

Aportar
UA-119838239-1